Internet revoluciona el mundo de los minicréditos

Publicado en

Una de las consecuencias más evidentes de la crisis (y quizá una de las medidas que la agudizó) fue el hecho de que los bancos ‘cerraron el grifo’ de los créditos para ciudadanos y empresas. Pero que los bancos dejaran de dar préstamos no significa que la población dejara de pedirlos.

La demanda de financiación y la negación de las hasta entonces vías habituales de conseguirla dio lugar a un nuevo fenómeno que ha revolucionado la forma en la que hoy en día buena parte de la población obtiene el dinero que necesita: los créditos online, un producto que ya se ha afianzado entre los usuarios.

El usuario de la banca encontró en internet una nueva vía para cubrir sus necesidades que además le aporta una serie de ventajas añadidas: la solicitud, el papeleo y la aceptación del crédito se hacen a través de la red y evita desplazamientos a una oficina, lo que agiliza el proceso, ya que este tipo de entidades, como MoneyMan, suelen ser mucho más rápidas que los bancos a la vieja usanza para responder. Esto es, en parte, porque han simplificado la burocracia hasta la mínima expresión. En el caso de esta página web, se puede obtener un crédito online personal de hasta 1.200 € en quince minutos.

Además, la red ha hecho prescindibles las oficinas, buena parte del personal, e incluso el papel, lo que ha permitido a este tipo de entidades reducir costes, con los que los precios en los que se presta el dinero es cada vez más competitivo.

Las administraciones públicas, asimismo, han puesto su marchamo de calidad a este tipo de operaciones al regular este sector, con lo que hoy en día solicitar uno de estos minicréditos es totalmente seguro y tiene todas las garantías.

Así pues, los créditos online se han convertido en una herramienta rápida, segura y barata para acceder a una financiación que a veces se antoja imprescindible para salir de un apuro o imprevisto.